Categorías
Suffolk Downs

Misericordia y Respeto Justos Para Nuestro East Boston

Cuando vemos la película Just Mercy (Sólo Misericordia/ Misericordia Justa), nos devuelve el dolor y la ira que nuestras estructuras racistas han estado causando a la gente BIPOC (Acrónimo en ingléS que se refiere a personas negras, indígenas y de color) en este país. A pesar de que se basó en sucesos de hace más de 25 años, sabemos que son verdaderos hasta el día de hoy. 

Just Mercy nos cuenta la verdadera historia de un negro graduado de la Escuela de Leyes de Harvard, Bryan Stevenson, abriendo una oficina de abogados en Alabama y centrándose en la representación de los presos condenados a muerte. Su caso más famoso fue el de Walter McMilliam, un hombre negro que fue condenado injustamente al corredor de la muerte por el asesinato de una mujer blanca de dieciocho años. La única «evidencia» utilizada para el caso fue el testimonio de un hombre blanco en el juicio por otro asesinato, Ralph Myers, quien declaró que estaba con McMilliam cuando cometió el asesinato. Una vez que Stevenson miró el caso de McMilliam, encontró muchos huecos y trabajó duro para llenarlos. Finalmente, las pruebas que demostraban la inocencia de McMilliam salieron a la luz, incluyendo docenas de testimonios de sus familiares, vecinos, amigos y miembros de la comunidad eclesiástica, todos ellos de raza negra; una violación de sus derechos porque fue condenado a la pena de muerte antes de tener un juicio; documentación que mostraba que la sentencia de muerte de Myers había sido reducida a 30 años de prisión después de que testificara contra McMilliam; grabaciones previas de Myers siendo presionado por los oficiales para testificar; y, finalmente, la voluntad de Myers de testificar que había acusado falsamente a McMilliam. Con estas pruebas, McMilliam pudo exponer las prácticas racistas del sistema de justicia de Alabama.

Otros papeles importantes que muestra la película son el Sheriff Tate y el fiscal del distrito Tommy Chapman, que trabajó en estrecha colaboración con el sheriff. Su relación se representa como compañeros que están ahí para uno al otro. Cuando Stevenson se acercó a Chapman para pedirle apoyo para reabrir el caso de McMilliam, el fiscal lo rechazó inmediatamente. Más tarde, una vez que Stevenson comenzó a trabajar en el caso de McMilliam, fue amenazado por oficiales de policía bajo el mando del Sheriff Tate, lo que sólo puede entenderse como una amenaza. Una vez que Stevenson consigue una audiencia en la que Myers testifica, podemos ver cómo Myers está incómodamente sudando y continúa mirando con temor la dirección del Sheriff Tate mientras es interrogado. Finalmente admite que su testimonio fue falso y que nunca vio a McMilliam en la escena del crimen de la joven blanca asesinada. Después de seis años, Stevenson es capaz de llevar el caso a un nivel estatal, donde el Fiscal de Distrito Chapman, que siempre había apoyado al Sheriff Tate, decide retirar los cargos contra McMilliam, convirtiéndolo en un hombre libre. Esto podría haber sido causado por la presión que sintió de los medios de comunicación, y por sus propios dilemas éticos sobre las pruebas. Al final, nos enteramos de que el Sheriff Tate, que se insinúa como alguien que abusa de su poder para su beneficio, mantuvo su posición después de la liberación de McMilliam durante 26 años más. 

Entonces, ¿cuáles son las conexiones entre Just Mercy y la reurbanización de Suffolk Downs, se preguntan? Bueno, volviendo al 2020 y a nuestro primer verano en COVID-19, sabemos que el corredor de la muerte no es la única forma en que los negros y otras personas BIPOC son maltratados en nuestra sociedad. Durante los últimos seis años, la comunidad inmigrante y de bajos ingresos de East Boston ha sido desplazada por numerosos desarrollos de lujo de varios tamaños. Más grande que todos los desarrollos anteriores es la reurbanización de Suffolk Downs. Desde que nosotros en PUEBLO hemos vivido y visto el desplazamiento en nuestro hogar, sabemos lo que este desarrollo en su estado actual traerá a nuestra gente. 

Just Mercy también trata de quién tiene el poder y quién no, y cómo los que tienen el poder lo ejercen contra el resto de nosotros. Los personajes de la historia de la reurbanización de Suffolk Downs son Bruce Harris, el multimillonario y principal inversor de Texas que no da la cara y se mantiene encubierto, pero que tiene mucho poder por su posición económica, similar al Sheriff Tate, cuyo poder proviene de ser la autoridad policial local. Luego, tenemos el Grupo de Inversiones HYM dirigido por Tom O’Brien, que como Myers, tiene mucho poder para marcar la diferencia en cómo esta reurbanización impactará a las personas que viven a su alrededor, pero también sigue las reglas e instrucciones de Bruce (o del Sheriff Tate). También tenemos a la BPDA que, al igual que el fiscal Chapman, juega un papel importante en cómo esta reurbanización puede beneficiar o no a la comunidad para la que trabaja. De la misma manera que Stevenson da otra oportunidad a los condenados a muerte, nosotros en PUEBLO trabajamos duro para dar espacio y volumen a las voces de los miembros de nuestra comunidad que se mantienen fuera de estos procesos debido a las barreras del idioma, las barreras tecnológicas y la falta de un alcance apropiado. Estamos cansados de ver que nuestra casa de East Boston sea cambiada drásticamente debido a ambiciones codiciosas que sólo ven números de dólares en una propiedad, y pretenden que no hay personas viviendo junto a esas propiedades. 

Al principio de la película, uno de los asistentes de Stevenson señaló que el Sheriff Tate tardó casi un año en encontrar una pista en el caso de la joven blanca, lo que hizo al hacer que otro hombre condenado por asesinato testificara contra McMilliam, quien «resulta ser un hombre negro de una comunidad pobre que nadie se lo pensaría dos veces». En el mismo sentido, nuestras familias de East Boston son las que muchos no se lo «pensarían dos veces». Este desprecio se ha puesto de manifiesto en el proceso de reurbanización de Suffolk Downs, como lo demuestra el hecho de que anteriormente no se proporcionaron servicios de interpretación adecuados, los documentos se tradujeron tarde y el mal alcance a la comunidad de habla hispana y a otras personas negras, indígenas y de color, cuyas vidas se verán afectadas negativamente por esta reurbanización. Somos conscientes de las Reuniones de la Comunidad que se están llevando a cabo hoy 15, 20 y 25 de agosto cuyo objetivo es llegar a estas comunidades que no dominan el inglés. ¿Será que esta vez el Grupo de Inversiones HYM y la BPDA, con un nuevo director de proyecto, escucharán a la comunidad? Permaneceremos en sintonía.

Terminamos el post de hoy con una cita de la última escena de la película en la que Stevenson y McMilliam comparten de la Audiencia del Senado de los EE.UU. «[Aprendimos que] lo opuesto al poder no es la riqueza. Lo opuesto al poder es la justicia. Que el carácter de nuestra nación no se refleja en cómo tratamos a los ricos y a los privilegiados sino en cómo tratamos a los pobres, a los desfavorecidos y a los condenados. Nuestro sistema le ha quitado más a este hombre inocente de lo que tiene el poder de devolver.»

Reporte de calificaciones:Grados
Villanos:A+
Moralejas: A+
Contribución a la comunidad: A-
Lecciones aprendidas: F
NOTA FINAL: B-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: