Categorías
Suffolk Downs

Los Goonies: Una Lucha de Clase Trabajadora Contra Desarrollo de Lujo

Los Goonies es la historia de la interrupción de un proyecto de desarrollo de lujo y cómo el barrio de la clase trabajadora, conocido como los Goon Docks, lo combate. Este tema central se desarrolla a lo largo de la película, siguiendo la trama de Los Goonies, un grupo desarrapado de niños de la clase trabajadora, luchando por salvar su comunidad. De manera similar, PUEBLO, una coalición de organizaciones de base e individuos afectados por el aburguesamiento, está luchando por salvar a Eastie de un tsunami de desalojos – no sólo cuando las moratorias de COVID terminen, sino lo que sucederá a largo plazo a través de la apreciación del valor de la propiedad impulsada por grandes desarrollos como Suffolk Downs de HYM, una nueva ciudad de apartamentos de lujo. ¿Cómo lo haremos? Luchando por la inclusión de una mayor y más profunda asequibilidad en el Acuerdo de Desarrollo del Proyecto, antes de que la Agencia de Planificación y Desarrollo de Boston (BPDA) apruebe el proyecto.

Pero bueno, volviendo a la película que se proyectó el jueves pasado en Suffolk Downs. Muchos recuerdan Los Goonies como la película de aventuras de adolescentes tratando de encontrar el tesoro enterrado de One-Eyed Willy antes de que los Fratellis, una banda criminal, lo encuentren. El prefacio de la película, organizarse contra el desarrollo de lujo, se pierde en la acción y la emoción de encontrar el tesoro. De manera similar, el jefe de HYM, Tom O’Brien, trata de engañarnos, no sólo poniendo esta serie de proyecciones y resaltando la «grandeza» del Acuerdo de Desarrollo Laboral, sino peor aún afirmando que 10.000 nuevas unidades de lujo «no desplazarán a nadie más que a los coyotes», tratando de engañarnos para que pensemos que esto es algo bueno para nuestra comunidad. Sin embargo, sabemos la verdad: esta cantidad de viviendas de lujo hará subir el valor de las propiedades, hará que los propietarios se sientan con más derecho a cobrar alquileres cada vez más altos por los nuevos yuppies de clase media/alta y expulsará a nuestra actual comunidad de inmigrantes de clase trabajadora.

Justo después de las escenas iniciales que introducen a los personajes, se nos presenta el vecindario de The Goon Docks, un pueblo de clase trabajadora donde un desarrollador rico quiere demoler casas de clase trabajadora para construir un campo de golf de lujo, así como HYM quiere desarrollar 10,000 unidades en el hipódromo de Suffolk Downs y demoler los sueños de la comunidad de viviendas verdaderamente asequibles. Nos instalamos en la casa de la familia Walsh (desafortunadamente no tiene relación con nuestro actual alcalde). Los dos hermanos Brand y Mikey hablan de tener que mudarse fuera de la ciudad, como muchas familias de clase trabajadora de Boston que se ven obligadas a mudarse más lejos de la ciudad y del transporte público por un alquiler más barato. Mientras otros Goonies aparecen en su casa para pasar el rato por última vez, el rico promotor inmobiliario Mr. Perkins se detiene con los documentos de la ejecución hipotecaria de su casa, llevando a los protagonistas a buscar urgentemente el tesoro para poder salvar su casa. Nosotros, como PUEBLO, también estamos tratando urgentemente de evitar los 50.000 desalojos y embargos que se producirán una vez que la moratoria se acabe el 17 de octubre. 

El Sr. Perkins realmente representa el dinero detrás de este proyecto, al igual que William Bruce Harrison Jr., construyendo lo que cree que le hará ganar dinero, y no lo que la comunidad necesita. El hijo del Sr. Perkin, Troy, un atleta arrogante, lleva a Brand a dar un paseo, buscando arrancarlo de sus amigos Andy y Stef, que representan el contexto de la clase media de los Goon Docks.  Pero al final, los Goonies organizan a Andy y Stef en su lucha. Uno puede ver a Troy en las acciones de Tom O’Brien a través de HYM tratando de atraer a las comunidades de clase media con sus autocines y donaciones, mientras que propone un plan que arranca a la clase trabajadora del vecindario. 

Organizando y construyendo relaciones con Stef y Andy, los Goonies pasan de un abigarrado surtido de niños a un movimiento, incluso trayendo a miembros de la pandilla Fratellis también. Este movimiento se ve mejor en la película cuando Andy, pensándolo bien, dice que ella no es un Goonie. Intentando convencer a Andy de que se quede con él, Mikey da un apasionado discurso: «La próxima vez que veas el cielo, será sobre otra ciudad. La próxima vez que hagas un examen, será en otra escuela. Nuestros padres, quieren lo mejor para nosotros. Pero ahora mismo tienen que hacer lo que es correcto para ellos, porque es su momento. Su tiempo, allá arriba. Aquí abajo es nuestro tiempo. Es nuestro tiempo aquí abajo. Eso se acaba en el momento en que subimos al cubo de Troy». Esta es una parábola de nuestra lucha; los proverbiales padres son los elegidos tratando de presionar donde puedan, pero es nuestra lucha para enfrentar a este promotor desde aquí abajo en la comunidad. 

La historia de los Goonies es familiar para muchos de nosotros aquí en Boston, ya sea en Dorchester No se Vende, Reclamar Roxbury o recientemente aquí en Eastie con la formación de PUEBLO. Los que ya viven aquí, de quienes la ciudad depende para funcionar, tienen derecho a esta ciudad y a determinar su desarrollo. No es para que los ricos se desarrollen a su propia imagen. En Los Goonies, no tenían otro recurso gubernamental que encontrar la riqueza para salvar sus hogares. En la vida real, el New Deal, al que se hace referencia en la película justo antes de que el Sr. Perkins apareció, proporcionó más estabilidad a través de los préstamos y la construcción pública. Pero en la película, no existe tal cosa – como en Boston, la BPDA parece siempre abogar por los desarrolladores y dejar de lado lo que la comunidad necesita. Lamentablemente no tenemos un tesoro enterrado que encontrar, por lo que nuestra historia tardará más tiempo en resolverse que esta película.

Nosotros como PUEBLO estamos viviendo esa aventura ahora mismo, estamos creciendo y más gente está saliendo en contra de Tom e HYM. ¡Y tú también puedes! Sé parte de nuestro movimiento por un East Boston saludable y próspero (y un Revere así y un Chelsea asi), donde realmente nos importa la justicia racial y de la vivienda. Apoya nuestras demandas, comparte nuestra página, y extiende la mano. Y al igual que los Goonies, podemos salvar a nuestras comunidades de un desarrollo depredador y de lujo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: