Categorías
Suffolk Downs

Coco: Un Niño con Sueños como P.U.E.B.L.O.

Coco, presentada hace dos jueves en la serie de pantallas de verano de Suffolk Downs, sigue la historia del joven Miguel intentando seguir su pasión por la música. Una historia similar a la de muchos en Eastie, jóvenes de la comunidad de color: afrodescendientxs, indigenxs, latinxs, asiaticos, inmigrante, indocumentadx, tratando de perseguir sus suenos con el apoyo limitado de sus familias trabajadoras. Para seguir su sueño, Miguel rompió la prohibición multigeneracional contra la práctica de música en su familia. Algo que muchos de nosotros estamos dispuestos a hacer, luchar con la ley para asegurar y expandir nuestros derechos para el sueño Americano y  para una casa sana y estable para nuestrxs familias y queridos. Por ejemplo estamos dispuestos de luchar contra la prohibición estatal del control de renta.

¿POR QUE? PORQUE la renta YA ESTA muy cara! Pero, regresando a COCO y Miguel, en este viaje Miguel termina enredado en una aventura en el más allá con sus antepasados. Pocos sabíamos de las historias detrás de la prohibición de la música en su familia, originadas por sus antepasados. Pocos también sabíamos, que el re-desarrollo de Suffolk Downs se está evitando en asegurar la comunidad con viviendas asequibles para EASTIE + EL RESTO DE BOSTON. ¿Por qué? Porque no hay suficiente legislación que requiera que la ciudad de Boston y la BPDA hagan cumplir un regulación basado en EQUIDAD que asegura la asequibilidad para sus residentes trabajadorxs más vulnerables a un desalojo.

Para muchos, esta película es una importante representación de la cultura mexicana en el paisaje popular, y plantea algunos temas esenciales para vivir una vida concienzuda, como: cómo nuestra sociedad actual nos impide perseguir nuestras pasiones, la importancia de conocer las historias de sus antepasados, y cómo nuestras decisiones en esta vida afectarán a las generaciones venideras, así como a nuestros propios espíritus.

Así que, ya que HYM decidió mostrar esta película en Suffolk Downs, tomemos esos temas en serio.

¿Podrán los residentes actuales criar a sus hijos en Eastie? ¿Tendrán las futuras generaciones que viajar a Eastie para visitar las tumbas de sus padres después de un desplazamiento masivo debido al desarrollo de HYM? 

A nivel espiritual, ¿cómo afecta a nuestras vidas la deshumanización sistemática (priorizar el beneficio y el dinero por encima del bienestar)? ¿Cómo afectará a nuestros hijos? ¿Y hasta dónde estamos dispuestos a llegar para luchar por un vecindario y una comunidad que amamos?  ¿Nuestros espíritus no podrán descansar en el más allá, o iremos ahora en una búsqueda épica como Miguel. 

¿Estarán en paz los líderes de la BPDA y la HYM después de que mueran, sabiendo la cantidad de dolor y sufrimiento al que están dispuestos a contribuir? Y qué hay del alma de la tierra, haga un viaje al distrito de Seaport y vea un ejemplo de un vecindario sin alma, sólo viviendas de lujo. Sin mencionar los impactos espirituales y materiales de la profanación de la tierra y la destrucción del pantano de Belle Isle.

La prohibición de la música durante generaciones es claramente injusta, y Miguel incluso emprende algunas acciones ‘ilegales’ para desafiarla. Del mismo modo, los residentes de la clase trabajadora de Eastie están viviendo en situaciones injustas con rentas crecientes, desplazamientos, economía explotadora, la tasa más alta de infección de COVID en la ciudad, y un IDP que sólo estipula que el 13% del total de las unidades sean asequibles al 80%AMI, lo que claramente no es realmente asequible, llevando a la gente de la clase trabajadora a tener que trabajar en múltiples empleos, sin dejar tiempo para pasatiempos o para perseguir pasiones, al igual que la familia de Miguel no le permite dedicarse a la música. 

Y de manera similar a como Miguel desafía a su familia, PUEBLO y muchos otros están presionando por una mayor asequibilidad, especialmente en Suffolk Downs. No es que se parezca demasiado a… la condenación eterna, pero incluso podríamos decir que la única manera de que los promotores y la gente en el poder encuentren la paz después de morir y no sean atormentados como los antepasados de Miguel, es trabajar para deshacer la corrupción y la injusticia en nuestro mundo y valorar a la gente por encima de las ganancias. 

En Suffolk Downs esto comienza con la mitad de las unidades de Suffolk Downs siendo asequibles a un promedio del 30% de AMI, y una contribución ANUAL de un porcentaje de los ingresos totales a un fondo de estabilización antidesplazamiento controlado por la comunidad. (y por cierto, no nos digas que no hay dinero para ello… ¿de dónde vino todo el dinero para las iniciativas de desarrollo laboral? ¿No debería el gobierno de la ciudad de Boston contribuir también si es necesario para apoyar la vivienda asequible? En lugar de dejar que 9 oficiales de policía recolecten más de 200.000 dólares en horas extras ilegalmente trabajadas, ¿no podría eso en cambio ir hacia la vivienda asequible y las iniciativas impulsadas por la comunidad? ¿No hay CDC locales y grupos que forman cooperativas de vivienda que también ayudarían?) 

La pregunta central que Coco plantea al espectador es cómo estamos viviendo para honrar a nuestros antepasados, y cómo podemos administrar la tierra y nuestro vecindario para las próximas generaciones. Nuestras acciones ahora tendrán consecuencias eternas, ya sea para las futuras generaciones del este, o en la vida después de la muerte. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: